Noticias - Arquitectura

Apartamento flotante

Por: Ricardo Segura | EFE/Reportajes

El proyecto Punta de Mar, cuyo primer prototipo ya está instalado en el Club Náutico de Denia, una ciudad del Levante español bañada por el Mar Mediterráneo, ofrece un nuevo concepto de turismo experiencial, según sus autores, el estudio de arquitectura Mano de Santo (MdS).

Según sus creadores, la "suite" Punta de Mar puede utilizarse en ‘modo integrado’, conectada a la red de suministros de una marina o un hotel con playa privada, o bien en ‘modo autónomo’, utilizando sus baterías de litio y sistemas de acumulación de depósitos de agua potable y aguas residuales.

“Punta de Mar en una “suite” sobre el agua con un diseño arquitectónico cuidado, funcional y respetuoso con el medio ambiente”, explica a Efe el arquitecto Francesc de Paula García, de MdS (www.manodsanto.com). El pabellón, con una superficie total de 74 metros cuadrados (m2) y 70 m2 de superficie construida, está pensado para el disfrute de dos personas y se divide en dos plantas, con diseño y equipamiento minimalista.

SI TE INTERESA: Una arquitecta puertorriqueña en el equipo de diseño de la nueva casa de los Atléticos de Oakland

Dos plantas envueltas en cristal

La primera planta, tiene un camarote con baño y una terraza privada contigua al espacio interior, y la segunda planta es una cubierta ‘chill-out’ que posee una zona diseñada para la relajación y el confort de los huéspedes. Ambos espacios disponen de iluminación e hilo musical, adaptables al gusto del cliente.

“El huésped obtiene una experiencia ‘a su medida’ por medio de una ‘app’, con la que puede controlar todos los aspectos domóticos de la habitación, como la iluminación, el sonido, la climatización o los aromas”, según MdS. 

“Este alojamiento busca que el huésped experimente el entorno con los cinco sentidos, potenciando al máximo su integración con la naturaleza y el mar exterior, además de su intimidad, confort, relax y sensación de bienestar”, apuntan desde MdS.

Una de sus características arquitectónicas más importantes, según De Paula, “es la conexión total con el entorno, gracias a la estructura envolvente de vidrio de Guardian Glass, GG, (www.guardianglass.com), uno de los aliados estratégicos de este proyecto, junto con el promotor KMZero Open Innovation Hub (www.kmzerohub.com)”.

SI TE INTERESA: Joven boricua se destaca en la arquitectura a nivel internacional

La empresa emergente que está detrás de esta iniciativa (www.puntademar.com) prevé comenzar a comercializar este alojamiento bajo demanda este mismo año.

Sobre las aguas y puede trasladarse 

“Las experiencias que los huéspedes podrán disfrutar en Punta de Mar serán únicas y muy variadas, pues una de las ventajas de esta plataforma flotante es que puede ser trasladada a cualquier lugar, remolcándola por agua o transportándola por carretera”, según el arquitecto.

La autonomía de esta suite flotante en materia de agua potable, agua caliente sanitaria y electricidad se consigue mediante una serie de instalaciones (batería de litio, inversor eléctrico, bombas de extracción, depósitos de agua y gasolina, entre otros) situadas en la propia plataforma, según consta en el proyecto.

“Además de permitir su completa conexión con el exterior, los vidrios eficientes de GG han permitido resolver las exigencias extremas y otros retos de este alojamiento”, señala De Paula.

SI TE INTERESA: The Landmark, un espacio vanguardista de cotrabajo en Miramar

“Los usuarios del alojamiento sentirán estar totalmente conectados con su entorno en cuestión, y disfrutarán de la naturaleza casi sin obstáculos visuales”, enfatiza.

“El vidrio que envuelve Punta de Mar, al margen de hacer su trabajo de aislar y proteger, no obstaculiza la visión del paisaje, casi ni se percibe, conectando visualmente a los huéspedes de con el exterior”, asegura.

“Se trata de un triple acristalamiento Guardian Select compuesto por tres capas de vidrios diferentes que en conjunto deja pasar la luz del sol, bloqueando la mayor parte de su calor y proporcionando un excelente aislamiento térmico, un factor solar adecuado y un elevado aislamiento acústico y nivel de seguridad”, explica, De Paula “Además, la tonalidad neutra del vidrio consigue que, desde el interior del alojamiento, la percepción del entorno, sea mucho más nítida y vívida, diluyendo las fronteras interior-exterior y consiguiendo que el huésped disfrute de una conexión total con el paraje que lo rodea”, destaca.