Noticias - Hogar y Decoración

Cómo manejar los riesgos de inundación ante la sequía

Por: Juan González Moscoso | Ingeniero y administrador de valles inundables en Certified Risk Management Group

Los pronósticos de la temporada de huracanes del 2020 nos recuerdan que hay mucho trabajo por hacer para estar protegidos en caso de futuros desastres de inundación. El impacto de los huracanes Irma y María en el 2017 evidenció la vulnerabilidad que existe en Puerto Rico ante los eventos de inundación y la necesidad de manejarlos adecuadamente. 

Esta vulnerabilidad fue revelada por el gran daño que sufrieron nuestras comunidades ubicadas en los valles inundables y costas. Puentes se destruyeron por las crecidas de ríos, las carreteras quedaron obstruidas por deslizamientos, las escuelas y los sistemas de agua y electricidad sufrieron daños como consecuencia de acumulación de agua. 

Según el Plan de Recuperación de Puerto Rico, hay una necesidad de $11,500 millones para proyectos de infraestructura, manejo de escorrentías y manejo integrado de agua, pero son mínimos los proyectos de reparación de  daños y mitigación que han comenzado a realizarse.  

Este año nos hemos enfrentado a pandemia, terremotos, sequía y es momento en que  cambiemos la manera fragmentada de manejar nuestros riesgos y valles inundables.

SI TE INTERESA: Piezas únicas por manos locales

Estos valles incluyen áreas sujetas a inundaciones catastróficas, inundaciones periódicas por fuertes lluvias o mareas altas, huracanes y otras tormentas costeras, fallas de represas e inundaciones locales. Las inundaciones pueden verse exacerbadas por la erosión fluvial y costera, hundimientos del suelo, aumento del nivel del mar, cambios en los patrones de lluvia y patrones de desarrollo que aumentan la escorrentía de las áreas de drenaje de tierras altas.

Ante el cambio climático, se hacen más frecuentes e intensos los desastres  causados por huracanes, marejadas ciclónicas, inundaciones, sequías y olas de calor. Esta amenaza hace que sea  vital el manejo comprensivo del riesgo de inundaciones, considerando el ciclo completo del agua. Pudiera resultar irónico hablar de inundaciones cuando el país enfrenta una sequía. Las inundaciones y la sequía no parecieran estar relacionados, pero los efectos de ambos eventos se multiplican por razones similares, como la falta de una planificación adecuada al momento de construir y desarrollar. 

SI TE INTERESA: Soluciones para renovar el baño

El ejemplo más común sobre cómo se relacionan ambos eventos ocurre cuando tenemos desarrollos no aptos en los valles inundables de las cuencas de nuestros embalses o acuíferos. El terreno desarrollado reduce la permeabilización de los suelos, y así aumenta la velocidad de las escorrentías, arrastrando sedimentos y aumentando la erosión de nuestros cuerpos de agua, causando que el sedimento y otros materiales terminen en los embalses, disminuyendo su capacidad de almacenaje. 

Las dificultades del manejo de riesgo en los valles inundables no se limitan a retos técnicos, también incluyen retos sociales, económicos, ambientales y la necesidad de ejecutar procesos inclusivos y justos.

Es necesario atender las inundaciones con profesionales de múltiples disciplinas, incluyendo al administrador de valles inundables, quien fomenta el manejo sostenible y resiliente de los valles, costas y aguas pluviales con el fin de reducir las pérdidas por inundación y proteger las funciones naturales y beneficiosas de los cuerpos de agua. El rol de los administradores de valles inundables se ha estado expandiendo debido al aumento de pérdidas por desastres naturales y el énfasis en la mitigación como estrategia para aliviar el ciclo constante de daños-reconstrucción-daños.  

SI TE INTERESA: Redecorando interiores

En Puerto Rico, la administración de valles inundables se ha limitado a los requisitos del Programa Nacional de Seguro de Inundación, el cual atiende tres pilares: 1) identificación de riesgo, 2) reducción de riesgo, y 3) seguro. Algunas de las oportunidades para mejorar la identificación de los riesgos y vulnerabilidades, son la actualización los Mapas del Seguro de Inundación de FEMA y el desarrollo de los mapas de riesgos.  

Se necesitan conjuntos de medidas para lograr la mitigación de las pérdidas antes de que ocurran, desde la planificación, mejoras a propiedades, y sistemas de control de inundaciones a nivel regional. También es importante conocer el Reglamento de Planificación número 13 y el Reglamento Conjunto de la Junta de Planificación para la protección adecuada de la vida y propiedad. Los proyectos de control de inundación a nivel individual, comunitario y regional deben ir más allá de las estructuras tradicionales, incorporando infraestructura verde, la cual reduce la necesidad de drenar y provee oportunidades para controlar las escorrentías y recoger agua de lluvia.  

SI TE INTERESA: Transparencias, la decoración invisible

Sobre esas y otras alternativas hablaré en mi próxima columna en Diseño y Construcción.